8 reglas básicas para bajar kilos rebeldes

A continuación le daremos 8 consejos que lo ayudarán a perder esos kilos rebeldes:

1) No saltee ninguna de las comidas diarias. Distribuya los alimentos en 4 comidas principales y 2 colaciones intermedias.

2) Entre 15 y 30 minutos antes de sentarse a la mesa, deguste un caramelo ácido, pickles, un caldo light o sopa de hortalizas ó 1 vaso de gaseosa light. Le ayudará a disminuir la ansiedad y saciar su apetito.

3) Aprenda a comer pensando. Esta técnica implica comer despacio, degustar, saborear la comida y masticar bien. Ayuda a reducir las ganas de consumir más comida de la que el cuerpo necesita.

4) No olvide beber dos litros de líquido repartidos en varios vasos (8 como mínimo) durante el día. Puede ser agua con y sin gas, caldo light, gaseosa light, jugo light o infusiones sin azúcar o con edulcorante.

5) Al condimentar las ensaladas, agregue 1 cdita. tamaño té de aceite de oliva o de soja, vinagre, jugo de limón ó 1 cda. tamaño postre de mostaza o ketchup.

6) Incorpore a su dieta frutas y hortalizas, preferentemente frescas y de colores variados, que son alimentos fuente de fibras, minerales y vitaminas.

7) Disminuya la ingesta de alimentos:
* ricos en grasa (crema, manteca, mayonesa, carnes grasas, fiambres, embutidos, lácteos enteros, facturas), que incrementan los niveles de colesterol y aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. Prefiera, en cambio, lácteos descremados, pescados frescos o enlatados al natural, pollo sin piel, cortes de carne magros, jamón magro, aderezos bajas calorías y rocío vegetal.
* fuente de hidratos de carbono de rápida absorción (papa, cereales refinados y sus derivados como pan blanco, galletitas de agua, pastas y arroz blanco). Tienden a aumentar los depósitos de grasa corporal, dan menor sensación de saciedad y elevan en forma brusca el azúcar en la sangre favoreciendo el aumento de peso y la aparición de diabetes. Prefiera frutas frescas, hortalizas, cereales integrales, legumbres, frutas secas y semillas.

8) Renueve su compromiso con el movimiento. Elija otra actividad física que le permita disfrutar más si la que hacía ya no lo motiva tanto, o aumente la frecuencia semanal.

▶ Queres comenzar ahora?

Completa tu

Perfil Nutricional